Los retos lectores de la 'generación z'

Los cambios en la manera de concebir la lectura ha cambiado en paralelo a la forma de entender el mundo de los más jóvenes, aquellos que podemos considerar nativos digitales o miembros de la llamada "generación z".

A la hora de afrontar la lectura de texto en el aula debemos tener en cuenta esta nueva realidad y por tanto resolver una serie de cuestiones previas. Algunas de ellas pueden ser las siguientes:

¿Qué limitaciones lectoras encuentran nuestros alumnos?

Resultado de imagen de lectores niños
Fotografía CC/ Dominio público
El panorama educativo que se nos presenta en buena parte de los centros de educación secundaria (por centrarnos en una etapa educativa en concreto) es heterogéneo y plural, como así lo son las realidades de los propios alumnos. Sin embargo, podríamos señalar, de una forma general y sustentada en la experiencia docente, algunos elementos comunes a la hora de abordar cómo es el encuentro con la lectura en muchos centros.

Muchas de las limitaciones lectoras las que se enfrentan los alumnos que inician y continúan en la etapa de secundaria provienen de un bagaje previo insuficiente. La aproximación a la lectura en etapas educativas anteriores o el fomento del hábito lector en el seno de las familias, en muchos casos, imposibilitan que el alumno desarrolle y disfrute la cotidianidad de la lectura en la ESO o en Bachillerato.

Otros de las barreras que limitan el contacto de los discentes con la lectura proviene del propio currículo, en la que es la materia nuclear del acceso a los textos: Lengua Castellana y Literatura. Pese a que en los primeros cursos, este señala un abordaje general del mundo de la literatura, en los siguientes restringe en ámbito de la educación literaria a determinadas etapas de nuestra historia literaria. Promover los atractivos de la lectura sobre la base de obras como El libro de Buen Amor o La Celestina, donde sus temáticas están alejadas a los intereses de los alumnos, es una tarea de gran complejidad para el docente. 

¿Qué espacios ofrecen los nuevos formatos lectores?

El uso de dispositivos móviles con un acceso ilimitado de diferentes tipos de textos ha favorecido que los miembros de la llamada 'generación z' sean lectores de forma indirecta o pasiva. Ello está modificando el encuentro de la lectura. Si tradicionalmente, para acceder a un libro era preciso una acción voluntaria o activa de sujetar sobre las manos un ejemplar en espacios como un centro educativo, una biblioteca o un salón de casa, en la actualidad el espacio es el aparato tecnológico por lo que la conexión con la lectura es automática.

Sin embargo, la gestión de este contacto indirecto con la lectura es compleja, lo que requiere una formación, una ayuda o guía. Dirigir la labor docente a mostrar a nuestros alumnos cómo debe ser la lectura y qué pueden leer en ese espacio infinito que guardan en sus bolsillos es uno de los retos esenciales de este presente.

¿Qué competencias lectoras debemos potenciar en nuestros alumnos?

El acceso ilimitado a todo tipo de información y, con ello, a todo tipo de textos no garantiza que el proceso de lectura sea satisfactorio. La lectura en soportes digitales conlleva una complejidad que no existe en un ejemplar impreso. La interconexión de contenidos a través de la hipertextualidad dificulta la lectura completa de un texto y, por tanto, limita su comprensión. Es cierto que también favorece que el campo de contenidos sea más amplio y, con ello, más rico, pero interrumpe lo que es un requisito indispensable de toda capacidad lectora: conocer la globalidad del texto. Esta es una de las competencias a potenciar en nuestros alumnos.

Otra competencia esencial es la interpretación completa de los textos. Para ello se requiere en primer lugar, saber dominar la principal barrera que conlleva la lectura en soportes digitales: la sobreestimulación. La posibilidad de acceder a otros contenidos más atractivos en el mismo instante en que se está leyendo dificulta que la lectura sea continua, afectando sensiblemente a la capacidad de comprensión y a la interpretación de textos. En este sentido, sí parece oportuna la formación lectora a partir de textos cerrados, lo suficientemente atractivos para alejar a los alumnos de la necesidad de nuevos estímulos, y, en mi opinión, en soporte impreso.

¿Cuáles son las temáticas lectoras que motivan a nuestros alumnos?

Resultado de imagen de lectores niños
Fotografía CC/ Dominio público
La competición, ya tradicional, de la lectura con otros medios de entretenimiento como el cine o la televisión ha redirigido las temáticas que motivan a cualquier público lector, incluido el que representan nuestros alumnos. Así, tal y como se ha visto en el universo literario a partir de los años 80, las obras de mayor éxito han ido de la mano, en cuanto a su temática, con los contenidos mayor éxito en el cine y en la televisión. La irrupción de internet y el acceso de ilimitado a todo tipo de contenidos, sin embargo, ha modificado las demandas de los consumidores de historias lo que nos aboca a un panorama totalmente heterogéneo.

A pesar de ello, la experiencia docente nos muestra varios patrones comunes en cuanto a las temáticas más motivadoras entre los alumnos. El primero de ellos es el alejamiento de la historia de amor adolescente, ya desgastada por su uso y de escaso interés entre los adolescentes. El segundo es la vigencia de temas tradicionalmente atractivos entre quienes afrontan su primera juventud en rebeldía con el mundo. Así se muestra en el interés por los temas románticos: la magia, la brujería, el pasado gótico, los ambientes tenebrosos, etc. El tercero es la irrupción de una atracción novedosa por la ciencia-ficción, tradicionalmente escogida por grupos reducidos y hoy llamativa a consecuencia de determinadas series de televisión.

¿Qué oportunidades lectoras usamos como estrategias del fomento lector?

El fomento de la lectura apoyado en el uso de los recursos digitales que los alumnos tienen a su alcance se nos presenta, todavía, en una fase inicial. Ello, pese a las consecuentes incertidumbres y desventajas, posee un poder esencial para ser aprovechado como estrategia efectiva: la novedad. El efecto de extrañamiento, siempre útil en el ámbito educativo, resulta una vía muy ventajosa para cautivar al alumnado en fórmulas y contenidos de lectura desconocidos.

Además, la enseñanza transversal del uso óptimo de las TIC en el aula, prescrita por la actual legislación educativa, representa un oportunidad extraordinaria para dirigir tal aprendizaje al fomento de la lectura, potenciando herramientas de adquisición o préstamo de libros digitales, o de concentración e interpretación completa de la lectura. 

¿Cuáles son los retos lectores que nos proponemos a nivel de centro, aula y entorno?

El principal reto lector que todo docente debe proponerse tanto para su aplicación en el aula, como en el centro y el entorno, es disponer de una red de colaboración lo suficientemente extensa para alcanzar a todos los sectores de la comunidad educativa. El fomento de la lectura y los cambios de paradigmas en el hábito lector deben ser tareas grupales, en las que participen alumnos, profesores, directivos y padres.

Sabemos de las dificultades que ese reto representa, por lo que siempre es oportuno iniciarse en retos previos y asequibles que favorezcan, por efecto contagio, los primeros resquicios de la futura red que pretendemos conseguir. Estos pueden circunscribirse al trabajo en el aula, desde la formación para la lectura a través de las herramientas digitales hasta el fomento lector mediante estrategias innovadoras.


Comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo sobre la inmediatez que tienen las nuevas tecnologías de lectura en los niños, desde la infancia, cosa que nos aboca a trabajar con ellas sin complejos. Y sobre todo me han parecido muy interesantes tus acotaciones sobre la atención a la necesidad de entender la globalidad del texto y llegar a la interpretación profunda de este, así como la indicación sobre la imagen, un agente muy importante en el problema de la lectura en la actualidad. Gracias por tu aportación, Un saludo

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo contigo sobre la inmediatez que tienen las nuevas tecnologías de lectura en los niños, desde la infancia, cosa que nos aboca a trabajar con ellas sin complejos. Y sobre todo me han parecido muy interesantes tus acotaciones sobre la atención a la necesidad de entender la globalidad del texto y llegar a la interpretación profunda de este, así como la indicación sobre la imagen, un agente muy importante en el problema de la lectura en la actualidad. Gracias por tu aportación, Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quijotes

Infancia